Fotovoltaica: La energía solar fotovoltaica  aprovecha la radiación solar transformándola directamente en energía eléctrica. Las instalaciones solares fotovoltaicas pueden ser de 2 tipos: instalaciones aisladas o instalaciones conectadas a red (Autoconsumo). La energía eléctrica generada mediante paneles solares fotovoltaicos es inagotable y no contamina, por lo que contribuye al desarrollo sostenible. Requiere de una inversión inicial pero el combustible es gratuito y de por vida.

Eólica: Es a día de hoy la energía más madura y eficiente de todas las energías renovables; sin emisiones, autóctona, inagotable y competitiva. Es el aprovechamiento de los recursos eólicos mediante la utilización de aerogeneradores que pueden llegar a elevadas potencias, y en combinación con un sistema fotovoltaico generan un sistema de energía totalmente compatible, ideal para viviendas aisladas. Un punto a favor de este tipo de sistemas es el poco espacio que requiere un aerogenerador.