Una instalación de Aire Acondicionado es uno de los sistemas de climatización más extendidos a nivel doméstico. En este tipo de instalaciones siempre se precisa de una unidad interior y otra unidad exterior, la cual, se coloca en la fachada o techo de la vivienda. La gran ventaja de los Split es que puede controlar la climatización de la vivienda habitación por habitación y además, no precisa una instalación compleja.