El techo radiante, es la mejor manera de tener calefacción y refrescamiento con la instalación completamente invisible.

Así mismo, la zonificación te ofrece la capacidad de regular la temperatura y flujo del aire en cada estancia o zona del local o vivienda. En una instalación zonificada cada estancia tiene su propio termostato que se comunica con una rejilla motorizada, obteniendo así un clima totalmente personalizado y reduciendo los costes energéticos.