La energía solar termodinámica es un novedoso sistema que aprovecha la diferencia entre la temperatura del líquido que hay en los paneles termodinámicos y la temperatura ambiente.

Lo más interesante, es su eficiencia respecto a otros sistemas, ya que puede generar energía tanto de noche como en condiciones climatológicas adversas como días de lluvia.

Su principal uso es el de producir agua caliente sanitaria (ACS) para viviendas unifamiliares o para el uso industrial como por ejemplo el calentamiento de agua para centros deportivos.